El presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, insistió el miércoles  en que la crisis económica aún no ha terminado, aunque subrayó que es necesario comenzar a ser "convincentes" de cara al retorno a una posición normal en las políticas fiscales y de apoyo al sector financiero. Una declaración ya advertida por el mandatario en la reunión del G-20 la pasada semana en Londres.
"Voy a repetir lo que ya he dicho en otras ocasiones: aún no es momento para decir que la crisis ha terminado", dijo Trichet a los periodistas tras reunirse en Bruselas con el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek. "Al mismo tiempo es muy importante ser convincentes en el camino hacia una posición normal y sostenible en lo referido a la política monetaria, fiscal y el apoyo a la esfera financiera", añadió.

Con motivo de la reunión de ministros de finanzas del G-20 el pasado fin de semana en Londres, el presidente del BCE ya advirtió de que, aunque aún no es todavía el momento, es importante comenzar a preparar la estrategia de salida de las medidas anticrisis puestas en marcha en todo el mundo.