La deuda de la inmobiliaria Tremón, en concurso voluntario de acreedores desde el pasado mes de diciembre, asciende a 919,3 millones, por encima de los 818 millones previstos inicialmente, según el último cálculo de los administradores del proceso. No obstante, los activos de la compañía están valorados en 1.529 millones de euros, lo que la dotaría de un superávit para saldar sus deudas con los acreedores. Los administradores concursales también destacan que el patrimonio de Tremón, la matriz del grupo, ha sufrido cambios en 2008 fundamentalmente por las provisiones por deterioro de activos que se han introducido tanto en la cartera de suelo y promociones como en la cartera de inversiones.