Arrancamos la semana con una nueva amenaza por parte de las agencias crediticias. El desprecio que mostraron los inversores en la colocación de deuda alemana durante la semana pasada (el Tesoro alemán se vio obligado a retener casi la mitad de su oferta debido a la poca demanda) hizo saltar de nuevo las alarmas de estas agencias y hace unos minutos hemos conocido la nueva advertencia por parte de Moodys: “la crisis de la zona euro pone en riesgo a todos los países de la UE”, es decir, que aquí no se salva nadie.

Los líderes de esa eurozona, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Nicolás Sarkozy, siguen preparando ese paquete de nuevas medidas contundentes que sienten las bases de la reactivación financiera de los países que comparten la misma moneda. Merkel pretende que se firme un nuevo Pacto de Estabilidad, y para ello seleccionará a nueve países, entre los que se incluyen España e Italia. Aunque queda por ver, si ese agresivo plan llegará o no a tiempo.

La presión por parte de las agencias es cada vez mayor. Al anuncio de Moodys en el día de hoy hay que añadir la rebaja del rating de Bélgica desde AA+ hasta AA con perspectiva negativa por parte de S&P el pasado viernes. Los argumentos fueron principalmente dos:

 * Crisis del sector financiero

 * Incertidumbre política (Bélgica sigue sin formar gobierno 500 días después de haber celebrado las elecciones)

Hoy seguiremos muy de cerca la confianza del consumidor y el índice de precios de consumo alemán que conoceremos a mediodía. Aunque el plato fuerte de la semana lo tendremos mañana, con la reunión del Eurogrupo, y el miércoles con la reunión del Ecofin, donde se tratarán temas importantes como:

* los nuevos detalles de la futura estructura del EFSF

* la necesidad de recapitalización del sistema financiero

* el plan de rescate a Grecia

El diferencial de la deuda española frente a la alemana se sitúa en los 442 puntos y el de la italiana en los 505.8 puntos.