Los trabajadores del Grupo Chrysler han empezado a dejar sus puestos de trabajo en 24 plantas de producción de la compañía en Estados Unidos, ante la falta de acuerdo para la firma de un nuevo convenio colectivo.