El consejero delegado de Toyota España, Daniele Schilacci, considera que España está atravesando una crisis "profunda y estructural", por lo que indicó que, según sus previsiones, no se volverán a alcanzar los volúmenes de ventas de coches registrados en 2007 (más de 1,6 millones de unidades) hasta dentro de más de diez años. Schilacci, que realizó estas declaraciones en un encuentro con la prensa en el marco del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, explicó que dentro de dos o tres años se podrán empezar a ver los primeros síntomas de recuperación del sector del automóvil en el mercado nacional. "En 2011 se verá la primera luz", añadió el directivo de Toyota, al tiempo que apuntó que este nivel "dramático" de ventas se mantendrá dos años, porque hasta el momento se ha estado viviendo por encima de las posibilidades.