El presidente de Toyota Motor, Katsuaki Watanabe, planea continuar su acuerdo de producción conjunta con General Motors, pese a la anunciada bancarrota del estadounidense. Watanabe espera continuar con las operaciones en California (Estados Unidos), que realizan conjuntamente con GM, en las que producen entre otros el popular Toyota Corolla o el Pontiac Vibe para el mercado estadounidense. New United Motor Manufacturing, nombre de la alianza industrial entre el primer fabricante mundial de automóviles y GM emplea a unas 5.000 personas y es un símbolo de la adaptación del modelo de trabajo de Toyota al fabricante estadounidense. "Tanto desde nuestra parte como desde la de GM hay intención de continuar", afirmó Watanabe, que añadió que el fabricante estadounidense debe rehabilitarse para contribuir al desarrollo del sector.