La firma estadounidense de joyería de alta gama ha revisado a la baja la parte alta del rango de beneficio por acción estimado para el presente ejercicio fiscal después de que sus ventas comparables en Estados Unidos descendieran un 2% durante el periodo navideño. En concreto, la firma joyera indicó que el total de su facturación entre el 1 de noviembre y el 30 de diciembre aumentó un 8% a nivel mundial en términos generales, hasta 867,2 millones de dólares (586,5 millones de euros), con un crecimiento del 4% en EEUU y del 18% en los mercados internacionales. Sin embargo, en términos comparables las ventas del segundo grupo del sector de joyería a nivel mundial sufrieron un descenso del 2% en EEUU, mientras que la facturación internacional aumentó un 5%, lo que redujo el crecimiento de la cifra de negocio de la compañía hasta el 3%. Pensamos que la reciente contracción del gasto en EEUU probablemente es el reflejo de una actitud más cauta por parte de los clientes en cuanto al gasto por la dirección a corto plazo de la economía y sus factores asociados, dijo el consejero delegado de Tiffany, Michael Kowalski.