ThyssenKrupp AG ha registrado un beneficio antes de impuestos(BAI) de 1.219 millones de euros durante su tercer trimestre fiscal, lo que supone un incremento del 33,9% más respecto a igual periodo de un año antes, gracias a los altos precios del acero y su repercusión en las filiales de acero y acero inoxidable.