Thomson tuvo 1.930 millones de euros de pérdidas el pasado año, frente a los de 23 millones negativos en 2007, anunció hoy el grupo francés de electrónica de consumo, que atribuyó esencialmente al deterioro de sus resultados operativos. El resultado operativo neto (EBIT) cayó a 1.303 millones de euros negativos en 2008, frente a los 380 millones de euros positivos el ejercicio precedente, debido sobre todo a las depreciaciones de activos y a los costes de reestructuración, que en total pesaron 1.459 millones de euros, explicó Thomson en un comunicado. En las fuertes pérdidas del pasado ejercicio impactaron también las subidas de los costes financieros (396 millones de euros, después de los 103 millones en 2007) y una carga impositiva más elevada (106 millones en lugar de 27 millones). El volumen de negocios anual descendió el 12,6% con 4.840 millones de euros, aunque descontando el efecto de las variaciones de tipo de cambio el retroceso se quedó en el 7,7%.