Texas Instruments ha obtenido una ganancia neta de 776 millones de dólares en el tercer trimestre, lo que representa un aumento del 11% con relación a un año atrás. El beneficio neto ha quedado en 52 centavos durante el período, frente a los 50 centavos esperados por los analistas, lo que representa un aumento de 7 centavos con relación al mismo período del año anterior, de acuerdo con sus propias previsiones. El volumen de negocios ha retrocedido un 2,6% a 3.360 millones de dólares durante el período, en línea con las expectativas de los analistas.