La mayor cadena de supermercados británica, Tesco ha anunciado un aumento de sus ventas comparables del 3,5% hasta mayo. Un dato que está por debajo de lo esperado por los analistas, que estimaban una subida del 4%. El incremento de los precios de algunos productos básicos, así como de la energía, ha ralentizado las ventas de la firma.