La presidente de Banesto, Ana Patricia Botín, ha insistido en que la entidad no tiene exposición alguna a activos relacionados con las hipotecas "subprime", al tiempo que aseguró que posee suficiente liquidez pese a la crisis de los mercados y "una elevada capacidad" de generarla si fuera necesario.
Botín se expresó en estos términos durante la presentación de los resultados obtenidos por Banesto en los nueve primeros meses del año, cuando ganó algo más de 584 millones de euros, un 13,3% más que en el mismo periodo del año anterior, un trimestre "muy positivo" pese al cambio de escenario económico. Y este cambio, fruto de la crisis que estalló a principios de agosto, se sigue notando en el incremento de las entradas netas en mora, que se situaban a cierre de septiembre en 116 millones de euros, el doble que un año antes, aunque la tasa de mora interanual se mantenía sin variaciones en el 0,43%, con unos amplios índices de cobertura. Pese a ello, y como ya dijo la semana pasada en Londres, Botín se mostró convencida de que Banesto está mejor posicionado "que cualquiera" para hacer frente a la nueva situación de los mercados, por razones de peso como la diversificación de su negocio, la "no exposición" a activos "subprime", los elevados ratios de cobertura y la capacidad de generación de liquidez pese a la crisis. Con respecto a la desaceleración del negocio hipotecario, Botín insistió en que la entidad lleva unos cinco años anticipándose a los acontecimientos y haciendo lo posible por darle más cancha al negocio con pequeña y medianas empresas, una estrategia que comparte con el resto de la banca mediana española y no tan mediana. Preguntada por su opinión sobre la evolución de la economía española, Botín pronosticó un crecimiento de "entre el 2,8% y el 3,3%" en línea con las previsiones oficiales, y se mostró convencida de que "España no es sólo construcción" y que existen otras áreas de crecimiento, como el sector servicios -que representa un 67% del PIB, dijo- y "ahí nos enfocamos". Y como "nos hemos preparado antes que otros" para el cambio de orientación de la economía, actualmente sólo el 17% del negocio de Banesto procede directamente del sector inmobiliario o está relacionado con él, y eso es algo "muy positivo", dijo Botín. Sin embargo, en los planes de Banesto no entra de momento diseñar ninguna estrategia agresiva de captación de pasivo, una "guerra" en la que está embarcada la práctica totalidad del sector con desiguales resultados, ya que considera que sus recursos están engordando al ritmo previsto y que "no nos hace falta" ser los más agresivos en precios para seguir arañando cuota. En cuanto a la evolución de la acción en las últimas semanas, Botín, aseguró que Banesto forma parte del mercado español, por lo que "es difícil que nos despeguemos" de él, y añadió que "a estos precios, la acción de Banesto es muy atractiva", porque "ya descuenta la previsible desaceleración futura del mercado español y del sector financiero" en concreto. La entidad había cumplido a cierre de septiembre algunos de los principales objetivos que se fijó para el conjunto del año, como el incremento de 0,25 puntos de cuota -ya van 0,26-, bajar del 17% en términos de rentabilidad sobre recursos propios (ROE) -ya está en el 16,8- y alcanzar un ratio de eficiencia del 37% -ya se encuentra en el 36,8%. Con unos márgenes de negocio creciendo por encima del 14%, en especial el más significativo, el de explotación, que se elevó el 23%, y al control de costes, que crecían el 4,6% pese a que ya han completado su plan de apertura de 300 nuevas oficinas, Botín se mostró convencida de que el modelo de negocio de Banesto permitirá a la entidad seguir creando valor "por encima de nuestros competidores" en los próximos años.