El grupo de telecomunicaciones austriaco ha cerrado el segundo trimestre del año con un resultado de explotación antes de amortizaciones (ebitda) de 450 millones de euros, un 3,9% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior y en línea con las estimaciones de los analistas consultados por Reuters. Sin embargo, Telekom Austria ha reiterado su objetivo de terminar el presente ejercicio con un resultado de 1.900 millones de euros.