Telefónica propondrá el martes en su junta de accionistas un plan de compra incentivada de acciones para  trabajadores de las divisiones y filiales estratégicas del grupo, en virtud del cual cada empleado podrá adquirir títulos del operador hasta una cantidad máxima de 1.500 euros.
Otro de los puntos del día será el reparto de dividendo de 0,5 euros brutos por acción y la reducción de capital social mediante la amortización de 141 millones de títulos.

En caso de que la junta de 'luz verde' al plan, los empleados que se adhieran al mismo, que dispondrán de un plazo de un año para la adquisición de los títulos, serán retribuidos, en caso de que mantengan durante al menos un año estas acciones en cartera, con un título nuevo por cada acción adquirida.

La firma presidida por César Alierta indicó en una carta del director corporativo de Recursos Humanos, Oscar Marever que mediante esta iniciativa, que se concretará en los próximos meses, la firma pretende "involucrar" de forma efectiva a la plantilla en los objetivos estratégicos del grupo.

El importe asignado al plan será determinado por el consejo de administración, previo informe de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno, y no superará la cantidad de 60 millones de euros.

En cualquier caso, el total de acciones adicionales para todo el plan nunca podrá superar el 0,15% del capital social de Telefónica y el número máximo a entregar a los consejeros ejecutivos ascenderá a 1.000 acciones de la compañía.

DIVIDENDO Y REDUCCIÓN DE CAPITAL

Otros de los puntos del día propuesto en la junta general de accionistas del martes serán el reparto de un dividendo de 0,5 euros brutos por acción y la reducción del capital social mediante la amortización de 141 millones de títulos propios que se encuentran en autocartera.

Dicha retribución, que se realizará con cargo a reservas de libre disposición, se realizará el próximo 11 de noviembre, reafirmando su compromiso de elevar el dividendo para este ejercicio hasta 1,15 euros por título.

El consejo de administración de Telefónica aprobó en su última reunión el reparto de un dividendo de 0,5 euros brutos por título a cuenta de los beneficios del ejercicio 2009, que se abonó el pasado 12 de mayo. Este importe, sumado al realizado el pasado mes de noviembre, supone el pago de un euro entre los accionistas antes de finalizar el primer semestre de este año.

La junta aprobará además la reducción del capital social mediante la amortización de 141 millones de acciones propias procedentes de la autocartera, con lo que el capital quedará establecido en 4.563,99 millones de euros, dividido en 4.563,99 millones de acciones ordinarias de un valor nominal de un euro cada una de ellas.