Los inversores italianos que junto con Telefónica se hacen con el control de Telecom Italia señalan que el grupo español podría abandonar el nuevo holding, denominado Telco, si no está de acuerdo con la venta de activos de la operadora transalpina.
Telefónica, los bancos Mediobanca e Intesa Sanpaolo; la aseguradora Generali y la familia Benetton, han acordado la compra de Olimpia, el holding que posee un 18 por ciento de Telecom Italia, de manos de Pirelli por un importe de 4.100 millones de euros y deuda. Las compañías italianas aseguran en un comunicado que, en caso de que Telefónica no apoye la venta de activos de Telecom Italia en el extranjero por encima de los 4.000 millones de euros o la concreción de algunas alianzas estratégicas con otros operadores de telefonía, el grupo español podrá salir del consorcio. Teniendo en cuenta la participación de Telefónica del 42,3 por ciento en Telco, que tendrá un 23,6 por ciento de las acciones ordinarias de Telecom Italia, la segregación de Telefónica dejaría a la compañía española con alrededor del 10 por ciento de los títulos ordinarios de Telecom Italia. En la primera ronda de votación es necesario el consentimiento de Telefónica para las principales decisiones de Telco, como segregaciones, fusiones y política de dividendos, señalaron las empresas. Si Telefónica no está de acuerdo, bastará con una mayoría simple, y los compradores italianos tendrán un 57,7 por ciento de los votos frente al 42,3 por ciento de Telefónica. Las compañías italianas también intentarán obtener un acuerdo de Telefónica sobre la entrada de nuevos inversores italianos en Telco. Las empresas reiteraron que los inversores italianos disponen de derechos de compra de acciones en Telco por delante de Telefónica. Los inversores también aclararon las participaciones de cada compañía en Telco por las discrepancias entre el comunicado de Telefónica y de los participantes italianos el pasado sábado, cuando se anunció el acuerdo. Generali dispondrá de un 28,1 por ciento de Telco, Intesa Sanpaolo y Mediobanca de un 10,6 por ciento cada uno, y Sintonia, la empresa de inversión de la familia Benetton, tendrá un 8,4 por ciento. El regulador del mercado italiano, Consob, ha solicitado más información después de que Telefónica señalase que el acuerdo le concedía algunos derecho de vetar las decisiones del consorcio.