Las intenciones de Telefónica de sacar a bolsa parte de su negocio en Latinoamérica hoy están siendo vistas con cierta incertidumbre por el mercado. Entre tanto, en el Ibex 35 pierde atractivo, convirtiéndose en el blue chip con más riesgo de cesiones.

Los títulos de Telefónica no logran salir de terreno negativo, a pesar de las intenciones de su presidente por ganar visibilidad en el mercado. César Alierta ha señalado en una entrevista a Financial Times que la empresa planea colocar entre un 10% y un 15% del capital de su filial latinoamericana. Con este movimiento Alierta pretende que se valore a la operadora como se merece. Según Javier Barrio, responsable de ventas de BPI, " si lo analizamos y pensamos que el negocio es atractivo es un aspecto positivo”.

El valor de su filial latinoamericana ronda los 40.000 millones de euros y, con esta OPV se buscaría dotar de mayor visibilidad en el mercado al valor de la compañía.

Para la operadora de MoviStar Latinoamérica se ha convertido en el ‘gran dorado’. Según los datos de los nueve primeros meses del año, los ingresos de Telefónica en esta región ascendieron a 22.578 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 5,9% y el 49% de los ingresos consolidados de la compañía superando, por primera vez, los ingresos de las operaciones en Europa.

DATOS FINANCIEROS COMPARADOS DE TELEFÓNICA EUROPA vs. LATINOAMÉRICA:


Fuente: Telefónica

Sin duda, Telefónica quiere repetir la hazaña lograda con la oferta pública de venta de su filial alemana. A finales de octubre sacó a cotizar Telefónica Deutschland Holding A.G. a un precio de 5,60 euros por acción. Actualmente cotiza 5,709 euros, por lo que se ha revalorizado un 1,80%.

La compañía está en vías de reducir su deuda hasta 50.000 millones, desde 58.000 millones, después de sacar a bolsa parte de su filial alemana, reducir su presencia en China Unicom y vender su negocio de call-center, Atento. El ratio de deuda frente a Oibda se sitúa ahora en 2,44 veces, en línea con el objetivo de la empresa de bajarlo hasta 2,35 veces a final de año.
“Ahora que ya que se ha aclarado su plan de desapalancamiento y va a volver a pagar dividendos, lo que tendría que conllevar entrada de inversore (0,75 euros por acción)”, indica Soledad Pellón, estratega de mercados de IG. Los expertos prevén que los inversores regresen al valor para quedarse al reclamo del reparto de dividendos, pero este reclamo aún no ha llegado y, desde que la operadora anunciara a finales del año pasado (en niveles de 12 euros) que suspendía el pago de retribuciones a los inversores, su cotización no ha vuelto a ser la misma.

De hecho, técnicamente, “Telefónica es el blue chip que más peligroso nos parece, ya que se encuentra en clara tendencia bajista con volumen decreciente y en la línea de cuello de un H-C-H que, de confirmarse con un cierre diario inferior a 9,76 euros, incrementaría notablemente el riesgo de caídas”, indica Luis Francisco Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com.

COTIZACIÓN TELEFÓNICA:



El sentimiento del inversor mostró un vuelco total en Telefónica desde que la acción marcara mínimos anuales este verano. A principios de año se acumulaban los consejos de venta del valor, mientras que, desde julio, las recomendaciones se han pasado al lado positivo.

El precio objetivo de la acción, según el consenso recogido por FactSet, se sitúa en los 11,80 euros, un 17,18% por encima de los niveles actuales de cotización.

Su PER es de 8,43 veces, lo que implica que está más cara que su competidora gala France Telecom (6,26 x), pero mucho más barata que su homóloga germana, Deutsche Telekom (12,70 x).