La compañía que preside César Alierta ha presentado un beneficio de 3.830 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone un incremento del 66.4% con respecto al mismo período del año anterior. Las cifras se sitúan por encima de las previsiones de los analistas.