La bolsa española arranca la sesión con descensos moderados. El Ibex 35 corrige parte de los últimos excesos y cede un 0,18 por ciento en la apertura, hasta los 15.253 puntos. El tono negativo de su valor director, de Telefónica, hace que el selectivo español no “se libre de las pérdidas” y también pesa el mal tono de la banca y de Repsol YPF. Los retrocesos de Wall Street –tras las declaraciones del presidente de la FED en el sentido de que la crisis inmobiliaria será más significativa en 2008- y los máximos del precio del crudo hacen que los inversores “ se lo piensen dos veces” a la hora de tomar posiciones. Sin embargo, el dinero llega con claridad a Sogecable y Colonial.
El precio del crudo continúa en máximos por las tenciones en Oriente Medio. El conflicto entre Turquía e Irak pasa factura y lleva al futuro del barril del crudo ligero americano a los 87,25euros. Es uno de los factores de incertidumbre, el resto llega desde el otro lado del Atlántico, en forma de decepción por algunos resultados empresariales bastante pobres y de advertencia: las del presidente de la FED, quien ha señalado que la crisis inmobiliaria se verá más en 2008. Pero, a juzgar por las referencias, los recortes no son muy abultados y no lo son gracias al comportamiento de Telefónica. La operadora que ha llegado a rozar el mayor valor bursátil de toda su historia se coloca ya como la cuarta empresa mundial de su sector. Sin embargo, las “matildes” ceden un 0,23 por ciento en los primeros compases de la sesión. A su lado, en negativo, se colocan el resto de pesos pesados. Así el BBVA baja un 0,8 por ciento, Repsol un 0,58 y el Santander,en el día en el que se convierte de forma oficial en el dueño del ABN Amor junto con Fortis y RBS, se mantiene prácticamente plano, a 13,92 euros. Todo en un día en el que Sogecable lidera las alzas del Ibex 35.