Telefónica mantendrá su posición como principal accionista de Telecom Italia, en la que controla un 10%, a pesar de las presiones políticas para que la operadora española renuncie a esta participación en la principal firma de telefonía de Italia, según señala el diario 'Financial Times'.

Telefónica es el principal accionista de Telco, holding propietario de una participación de control en Telecom Italia en el que se incluyen entidades financieras italianas y que este mes deberá concretar si prorroga el acuerdo entre los inversores del holding, que expira el próximo mes de abril.

En este sentido, el rotativo indica que se prevé que Telefónica se muestre favorable a la renovación de dicho pacto a pesar de las recientes críticas respecto al papel de la operadora española en Telco y Telecom Italia.

Telefónica adquirió en 2007 una participación del 42% en Telco por 2.300 millones de euros, lo que le proporciona el control de un 10% de Telecom Italia, con la que mantiene una alianza industrial que permite a las dos compañías un ahorro de costes de unos 1.300 millones de euros hasta finales de 2010.

"Telefónica es muy feliz con su posición en Telecom Italia a través de Telco y respecto a la alianza industrial, que ha registrado resultados extremadamente positivos en los dos últimos años", señalaron fuentes de la operadora.

El resto de accionistas de Telco son Generali, Intesa Sanpaolo y Mediobanca, así como la familia Benetton. Fuentes próximas al accionariado de Telco señalaron al diario que esperan que prorrogue el acuerdo inversor en el seno del holding.

La semana pasada, el ministro italiano de Comunicaciones, Paolo Romani, afirmó que la infraestructura de red de Telecom Italia debe permanecer en manos italianas, por lo que apuntó que la participación del 42% en Telco que controla Telefónica supone un "problema relevante".

Por su parte, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ya había destacado en 2008 la importancia de que Telecom Italia no cayera en manos extranjeras.

Telefónica ha negado en repetidas ocasiones que vaya a absorber la operadora transalpina, aunque fuentes conocedoras de la situación de la compañía española no descartan una eventual transacción si esta consolidación transfronteriza fuera aceptable para los políticos italianos.