A partir del próximo mes de octubre, Telefónica cobrará a sus seis millones de clientes 0,58 euros al mes, IVA incluido, por el servicio de identificación de llamadas. Esta medida supone extender a todos los usuarios el pago del servicio, toda vez que desde el 10 de julio ya se cobraba a los cerca de dos millones de clientes que no tenían contratado un paquete de servicios (Dúo o Trío con ADSL) o tarifa plana de voz. Telefónica explica que la identificación de llamadas pasó a ser gratuita en 2001 como producto promocional, de tal forma que "antes o después" tenía que terminar la oferta. La operadora ya ha empezado a informar en las facturas a todos sus clientes del recargo por utilización del servicio, dentro del "compromiso de la empresa de comunicar los cambios con antelación".El sistema de identificación de llamadas se introdujo primero en 1999 en el contestador automático del operador por un precio de 1.000 pesetas (6 euros) de alta más 100 pesetas mensuales (0,60 céntimos).