El nuevo grupo de comunicación surgido de la fusión entre Telecinco y Cuatro calcula que controlará el 45,1% del mercado publicitario español tras la desaparición de la publicidad de TVE, según un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).