El fabricante japonés de componentes TDK ha informado de que comprará la firma de electrónica alemana Epcos en una operación valorada en 1.400 millones de euros. La transacción responde a un intento por buscar masa crítica en un sector con intensa competencia pero presionado por la caída de los precios y la desaceleración de la economía mundial. Además, se trata de la última operación llevada a cabo por una compañía nipona en el extranjero para asegurarse el crecimiento, mientras la economía japonesa sigue mostrando señales de debilidad.