La relojera helvética Swatch, la mayor del mundo, ha obtenido un beneficio neto de 460 millones de francos suizos (unos 280 millones de euros) durante el primer semestre del año, un 39,4% más que el mismo período de 2006. Los ingresos brutos han aumentado el 16,7% hasta los 2.740 millones de francos suizos (1.671 millones de euros). La relojera ha señalado que el fuerte crecimiento se debe a los resultados del sector de artículos de lujo, un área en la que se encuentran marcas como Omega, The Breguet, Blancpain, Longines y Tissot. Por otra parte, el resultado operacional del grupo ha mejorado un 27,1% respecto al mismo periodo del año anterior, hasta situarse en los 511 millones de francos (311 millones de euros).