La supresión del Impuesto sobre el Patrimonio desde enero de este año supondrá un ahorro para un millón de contribuyentes de 1.800 millones de euros, según fuentes del Ejecutivo. A pesar de que hoy el Consejo de Ministros aprobó su supresión, todavía tiene que ser desarrollada en una ley, algo que se materializará en los próximos meses, de forma que quienes hasta ahora pagaban este tributo no tengan que hacerlo el año que viene. Este año, por tanto, será el último en el que se presente la declaración de este impuesto y será el correspondiente al ejercicio 2007.