El Consejo Federal helvético (Gobierno) decidió hoy flexibilizar el intercambio de informaciones sobre el secreto bancario conforme a las reglas en materia fiscal de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El Ejecutivo helvético aseguró que simplificará los procesos en caso de sospechas "demostradas y concretas". Esta modificación de la regulación permitirá ampliar el intercambio de información con otros países "en determinados casos". Asimismo, el Consejo Federal anunció que está dispuesto a revisar los acuerdos de doble imposición. No obstante, el Gobierno suizo dejó muy claro que el secreto bancario continúa existiendo, y que la adaptación a los estándares de la OCDE en materia administrativa no modifica las reglas para los contribuyentes domiciliados en Suiza. La decisión del Gobierno suizo se enmarca en la intención del G-20 -que se reunirá en Londres el 2 de abril próximo- de incluir en una "lista negra" a los países considerados paraísos fiscales, y a los que no colaboran con los miembros de la OCDE en la lucha contra la evasión y el fraude fiscal.