Y con las caídas de la renta variable, los inversores retoman las compras en el oro. El metal precioso parece haber hecho suelo después de tres meses de calma tensa en su cotización. Los vientos soplan en contra de la recuperación mundial con el precio del petróleo subiendo y con las bolsas haciendo techo, por lo que el paraguas dorado vuelve a recuperar su atractivo refugio con expectativas de alcanzar sus máximos históricos en el medio plazo.

A pesar de que el oro se había visto penalizado en las últimas semanas por el avance de la renta variable y la complacencia por el riesgo, las dudas regresan al mercado después de varias semanas. Las bolsas, tanto en Europa, como en EEUU, se colorean de rojo y, los rebotes experimentados el viernes podrían apellidarse ‘técnicos’. Los expertos barajan como escenario más posible que los índices vayan a buscar soportes. Además, el indicador de volatilidad VIX resurge desde su soporte en 15 puntos y el Itraxx Crossover rebota en Europa encareciendo las coberturas de las emisiones de deuda corporativa. Está sembrado el escenario de caídas en las bolsas, al menos, a corto plazo.

Con ello, ¿cuál es el escenario más inmediato para el oro? Según Miguel Méndez, director de Big Deal Capital, desde el punto de vista técnico “el metal precioso ha hecho un doble suelo en la zona de 1.630 dólares y está rompiendo la línea de tendencia bajista de corto plazo, por lo que el siguiente nivel de resistencia que presenta se encuentra en 1.662 dólares”. No obstante, según el experto, el oro no se frenará ahí, “va a dirigirse hasta los 1.700 dólares, donde tiene una fuerte resistencia”. De hecho en el último mes los 1.710 -1.720 han constituido niveles de salida de papel.

En el mercado actualmente, a los inversores parecen sobrarles las razones para volver a apostar por el activo refugio por excelencia:
- Petróleo: según José Luis Cava, analista técnico independiente, “está amenazando la recuperación mundial. Los 104 dólares del crude oil son un soporte importante que, si fuera perforado sería una clara señal de caídas. Pero, si supera los 110 desencadenaría señales de compra importantes y veríamos subir fuertemente al valor porque entrarían los Hedge Funds a comprar”.

- La fijación por el Banco De Suiza de un cambio mínimo de la paridad euro-franco suizo en un mínimo de 1,20 unidades: “puede beneficiar al oro que se presenta actualmente como el activo refugio estrella”, justifica Méndez.

- Caídas de las bolsas: en Wall Street y en los parqués europeos continuarán retrocediendo posiciones previsiblemente. No obstante, mientras que ahora son moderadas, activarían las alertas “si el S&P 500 pierde los 1.340 puntos, el Dax los 6.600 puntos y el Ibex 35 los 8.100”.

- Dilución de expectativas de una tercera ronda de alivio monetario (QE3) por parte de la Fed: la subida del petróleo y las ingentes inyecciones de liquidez a la economía americana podrían convertirse en un ‘cóctel molotov’ inflacionista. Por ello, a pesar de que la Fed ha insistido tras sus últimas reuniones mensuales en que dejará los tipos de interés estables en mínimos hasta finales de 2014, dentro de la propia entidad ya surgen voces que avisan de que el precio del dinero podría subir en EE.UU. antes de esa fecha. Además, según la encuesta de marzo de gestores de fondos elaborada por Bank of America Merrill Lynch, en cuanto a una tercera ronda de estímulos por parte de la Fed, un 43% de los encuestados cree que no habrá un nuevo 'Quantitave Easing' en EE.UU., frente al 36% del mes anterior. En el caso del Banco Central Europeo (BCE), el 39% no espera más medidas de estímulo, frente al 23% de febrero.

- Alta demanda de oro de los bancos centrales: El oro y las cuentas pendientes de oro en manos de los bancos centrales de la zona euro subieron en cuatro millones de euros hasta los 423.449 millones de euros en la semana que terminó el 9 de marzo

Desde los anales de las subidas del oro en diciembre de 2006, con origen en los 636 dólares, el precio de esta materia prima se ha incrementado en un 160% hasta niveles actuales y, en el medio-largo plazo, a pesar de los recortes que ha experimentado en las últimas jornadas, “es muy probable que en este primer semestre el oro ataque sus máximos históricos en 1.900 dólares por onza”, concluye Méndez. No obstante, Con estas espectativas, la demanda real de oro con entrega está gozando de una buena salud. Sin embargo, Ignacio Albizuri, de FxPro, aconseja “ tener cuidado con el ‘oro papel’, aquel con promesa de entrega o depósito sin entrega, porque la materia prima está alcista y puede alcanzar los máximos históricos”.
 

GRÁFICO COTIZACIÓN DEL ORO: