El banco central de Suecia, Riksbank, ha decidido mantener sin cambio los tipos de interés, que seguirán por tanto en el mínimo histórico del 0,25%. En paralelo, ha advertido de un próximo ajuste al alza en los tipos, que podría iniciarse en verano o en otoño.