State Street, el tercer banco custodio del mundo, planea ampliar capital por 1.500 millones y vender deuda por al menos otros 500 millones tras sufrir pérdidas de otros 3.700 millones de dólares en su cartera de inversiones en renta fija