Spanair prevé suprimir unos 10 aviones, cifra aún no definitiva, y aumentar las horas de vuelo de las aeronaves con cambios de horarios y con una mayor eficiencia en tierra, sobre todo en el tiempo de carga de equipajes y de embarque, que también ha creado una filial de 'handling' por si no se desencalla el conflicto con Newco, su proveedor de servicios de tierra actual.