El presidente de Spanair, Ferran Soriano, explicó hoy la nueva situación financiera de la empresa, con la que prevé unas pérdidas de 120 millones de euros en 2009 y de 30 millones en 2010, pero confía en obtener un beneficio operativo de entre 5 y 10 millones en 2011 y de unos 30 millones en 2012. Esto se debe a los recientes acuerdos para asegurar la ampliación de capital con nuevos inversores y la suscripción de un crédito sindicado con la banca con garantías del Institut Català de Finances (ICF).