Spanair inauguró hoy la ruta Barcelona-Belgrado, convirtiéndose así en la primera aerolínea del Estado que conecta España con la capital serbia en 18 años, después de que Iberia dejase de operar en este país como consecuencia de la imposición de sanciones tras la guerra de los Balcanes. Actualmente hay un tráfico de 35.000 pasajeros entre Barcelona y Belgrado, en vuelos de seis horas con escalas. Con esta nueva ruta, el trayecto se acortará y durará unas dos horas y media. El presidente de Spanair, Ferran Soriano, auguró que esto "animará a más personas a viajar", y estimó que la demanda crecerá un 25% en tres años.