Las agencias de calificación crediticia Standard & Poors y Moody's han manifestado que están dispuestas a mantener un diálogo constructivo con la Comisión Europea con el fin de aclarar su actuación en la detección de la crisis de los mercados financieros. Bruselas investigará la actuación y posibles responsabilidades de las agencias ante su lenta reacción a las señales de crisis de los mercados financieros.