S&P ha rebajado la calificación crediticia de España a "AA-" desde "AA", con una perspectiva negativa.


S&P justifica su rebaja por el alto desempleo del país, las ajustadas condiciones del crédito y la alta deuda del sector privado  Fitch y S&P califican ahora a España en el nivel "AA-" y ambos han indicado posibles rebajas futuras.

"A pesar de señales de resistencia en el desempeño económico durante 2011, vemos destacados riesgos a las perspectivas de crecimiento de España debido al alto desempleo, duras condiciones financieras, el aún alto nivel de deuda del sector privado, y la probable desaceleración económica en los mayores socios comerciales de España", dijo S&P en un comunicado.

También destacó el "estado incompleto" de la reforma al mercado laboral y dijo que el sistema bancario de España seguiría debilitándose y sus "activos problemáticos" aumentarían aún más.

Además, la agencia de calificación ha amenazado con que podría rebajar la calificación nuevamente si, "de manera consistente con nuestro escenario a la baja, la economía se contrae en el 2012, la posición fiscal de España se desvía significativamente de los objetivos presupuestarios del Gobierno o si se demoran reformas adicionales al mercado laboral o para mejorar el crecimiento", agregó S&P.

La prima de riesgo española apenas se ha inmutado. Sube en la apertura un punto, hasta los 309 puntos básicos.