La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's Ratings Services ha confirmado la nota a largo y corto plazo, respectivamente, de Irlanda, aunque mantiene su perspectiva "negativa" sobre el 'rating' del país, lo que deja abierta la posibilidad de una rebaja a medio plazo debido a las presiones en las cuentas públicas por el elevado endeudamiento del Gobierno.
"Hemos afirmado los 'ratings' al estimar que los costes totales para el Gobierno derivados del apoyo al sector financiero no han cambiado mucho tras conocerse los detalles del primer tramo de activos adquiridos por la Agencia Nacional de Gestión de Activos (NAMA por sus siglas en inglés)", explicó la agencia.

No obstante, la calificadora de riesgos mantiene su perspectiva "negativa" sobre la deuda de Irlanda al continuar observando crecientes presiones sobre el endeudamiento del Gobierno, que derivan en gran parte de la fragilidad existente aún en el sector financiero irlandés y las débiles perspectivas macroeconómicas de crecimiento.

Dee ste modo, S&P advierte de que podría volver a recortar la nota de la deuda de Irlanda si su estimación sobre el coste del respaldo público al sector financiero se ve superada en un margen excesivo o si el resultado fiscal del Ejecutivo se deteriorase más de lo previsto.