El banco estadounidense controlado por el Santander está evaluando la posibilidad de vender toda su cartera de bonos hipotecarios de alto riesgo (CDO), con el fin de "eliminar el riesgo de volatilidad futura" en los niveles de capital del grupo.