Sotogrande registró en el primer semestre del año un beneficio neto atribuible de 2,5 millones de euros frente a los 170.000 euros de los seis primeros meses del año anterior, periodo en el que las cuentas de la empresa se vieron lastradas por el mayor nivel de aprovisionamientos y gastos. Las cuentas remitidas por la inmobiliaria a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran una caída de la cifra de negocio del 8,2%, hasta 25,9 millones de euros.