SOS Corporación Alimentaria cerró el ejercicio 2009 con unas pérdidas de 179 millones de euros, debido a un conjunto de provisiones contables, según datos provisionales remitidos por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
 Los resultados, pendientes de aprobación por la Comisión de Auditoría y el consejo de administración del grupo alimentario, arrojan unas pérdidas antes de impuestos de 234 millones de euros, que "se corresponden" con el registro contable de las provisiones.

En concreto, la compañía alude a provisiones efectuadas por saldos con antiguos administradores --Jesús y Jaime Salazar--, por deterioro de elementos del activo fijo y financiero y otras provisiones de circulante.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) es negativo en 18 millones de euros, según detalló el grupo que preside Mariano Pérez Claver, que apuntó que el Ebitda recurrente fue de 105 millones de euros. Los ingresos ordinarios se situaron en 1.357 millones de euros.

SOS Corporación recalcó que estos datos son provisionales y que son los que los gestores del grupo elevarán a la Comisión de Auditoría para su aprobación.

Asimismo, el consejo de administración de la sociedad mantendrá "a lo largo de los próximos días" una reunión para aprobar la información a incluir en la información pública periódica correspondiente al segundo semestre de 2009, que será hecha pública "en los plazos legalmente establecidos".

La CNMV suspendió esta mañana cautelarmente la cotización de los títulos de SOS, que regresará al parqué al 15.45 horas. Esta decisión del supervisor tuvo lugar minutos antes de la apertura, por lo que la compañía no llegó a iniciar la negociación.

SOS aportó esta información provisional a requerimiento de la CNMV, después de que El Economista publicara hoy que la compañía presentaría unas pérdidas mucho peores de lo previsto por los analistas.