SOS Corporación Alimentaria cerró el ejercicio 2009 con unas pérdidas de 179 millones de euros, debido a las provisiones efectuadas por saldos con antiguos administradores y por deterioro de elementos del activo fijo y financiero, entre otras, según datos provisionales remitidos por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).  Los resultados, pendientes de aprobación por la Comisión de Auditoría y el consejo de administración del grupo alimentario, arrojan unas pérdidas antes de impuestos de 234 millones de euros, que la compañía explica por las provisiones contables antes citadas.