SOS Corporación Alimentaria prevé obtener un ahorro de costes de diez millones de euros con el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal que ha planteado para toda su plantilla en España, según confirmaron a Europa Press en fuentes de la compañía.
Al margen de estos diez millones, el grupo espera conseguir entre ocho y diez millones de euros más en los próximos dos años con un plan de reducción de costes que incluye la renegociación de contratos de telefonía, logística o seguros, entre otros.

La negociación del ERE --que implicará el paro de todas las plantas por un máximo de seis meses-- con las organizaciones sindicales comenzará el próximo martes, 17 de noviembre, con la primera reunión de la comisión de negociaciora en Madrid.

Además de esta comisión central, se constituirá una mesa en cada centro de trabajo, según dijeron a Europa Press en fuentes de CC.OO., que reclamaron un plan de viabilidad y de estrategia "concreto".

El presidente de la compañía, Mariano Pérez Claver, sostiene que el expediente es una "resolución inevitable", dado que SOS tiene un exceso de capacidad productiva del 50% en sus plantas de Alcolea, en Córdoba, y Andújar (Jaén), que producen las marcas Carbonell y Koipe, según indicó en una entrevista publicada esta semana por 'Expansión'.

La multinacional se encuentra inmersa en el proceso de renegociación de su deuda, que asciende a unos 1.200 millones de euros y que prevé reducir a la mitad en dos años con un plan de negocio hasta 2013 que incluye la desinversión en activos inmobiliarios y en todos aquellos negocios que no sea el aceite vegetal, como el arroz.

El plan de desinversiones reportará unos ingresos próximos a los 500 millones de euros, según recoge el diario económico, que, por otro lado, apunta que siete grupos ya se han mostrado interesados en la compra de la filial de arroz, como el italiano Riso Gallo.

AUMENTO DE FONDOS PROPIOS


Según explica Pérez Claver, los accionistas de referencia han concedido este año un préstamo puente de 60 millones de euros a la compañía para "atender sus compromisos financieros más inmediatos", un préstamo que "se transformará en capital", mientras que en 2011 se realizará una segunda ampliación hasta completar los 200 millones anunciados el pasado mayo.

Además, el grupo también ha planteado la conversión de las participaciones preferentes en acciones para fortalecer los fondos propios.