La economía de EEUU sufrirá una recesión duradera y no se recuperará este año, según pronostica el financiero de origen húngaro George Soros, quien considera que el sistema bancario estadounidense es en su conjunto "basicamente insolvente". En una entrevista, el multimillonario inversor afirma que, aunque la nacionalización de entidades está fuera del análisis, las pruebas de tensión llevadas a cabo por el Tesoro de EEUU deberían servir como precursoras de unas recapitalizaciones más exitosas.  Asimismo, Soros advierte del riesgo de que el relajamiento de la doctrina contable de valoración de activos ('mark-to-market') puede establecer las condiciones para prolongar la vida de las entidades 'zombies' de EEUU.