El gigante japonés de la electrónica Sony planea reducir a la mitad sus 2.500 proveedores de materiales y componentes para recortar el 20 por ciento de sus gastos, informaron hoy fuentes de la compañía citadas por Kyodo. Sony pretende reducir sus costes de obtención de componentes hasta los 2 billones de yenes (15.340 millones de euros), frente a los 2,5 billones de yenes (19.175 millones de euros) gastados en el anterior ejercicio fiscal.
Asimismo, en lugar de los 2.500 proveedores que Sony tiene actualmente, la compañía tener cerca de 1.200, a los que hará pedidos de mayor volumen para compensar la reducción, según Kyodo.

El fabricante ya ha anunciado la medida a sus proveedores y ahora negociará de forma individual con ellos para decidir cuáles son los más adecuados para responder más rápidamente a un aumento considerable de los pedidos.

"Los precios de los productos de electrónica están cayendo rápidamente, necesitamos reducir el coste de los materiales en esta misma línea", dijo un portavoz de Sony, citado por Kyodo.

La compañía estudiará también la situación de los proveedores de su subsidiaria de videojuegos Sony Computer Entertainment.

La medida entra dentro del plan de reestructuración que Sony ya anunció en enero de este año, cuando pronosticó las mayores pérdidas operativas de su historia, que ascendieron finalmente a casi 230.000 millones de yenes (1.764 millones de euros).

En este plan se incluye el recorte de 16.000 puestos de trabajo, el cierre del 10 por ciento de sus instalaciones en todo el mundo y la reducción de 300.000 millones de yenes (2.301 millones de euros) de costes fijos.

Para el actual año fiscal, que finaliza en marzo de 2010, Sony espera registrar una pérdida neta de 120.000 millones de yenes (920 millones de euros) y otra operativa de 110.000 millones de yenes (844 millones de euros), su segundo año consecutivo en números rojos.