El gigante tecnológico nipón Sony registró en su segundo trimestre fiscal (julio septiembre), pérdidas por valor de 26.300 millones de yenes (194 millones de euros) frente a beneficios de 20.800 millones de yenes (154 millones de euros) en el mismo periodo del ejercicio anterior, según informó hoy la compañía. Este descenso en los resultados obedece principalmente al retroceso de las ventas y a la apreciación del yen, además de los costes de reestructuración y del deterioro de la evolución de algunas de sus filiales, en especial Sony Ericsson.