El gigante electrónico nipón Sony anunció hoy una pérdida neta en el año fiscal 2008, que finalizó el pasado marzo, de 98.900 millones de yenes (761 millones de euros) y pronosticó que seguirá en numeros rojos durante el actual ejercicio. Sony se vio afectado por un yen fuerte y la caída de la demanda mundial que hundió las ventas, lo que le llevó además a la pérdida operativa, por actividad ordinaria, más abultada de su historia, de 227.780 millones de yenes (1.750 millones de euros).