El fabricante sueco japonés de teléfonos móviles Sony Ericsson obtuvo en el primer trimestre de 2010 un beneficio neto de 21 millones de euros, lo que le permité abandonar los 'números rojos' tanto del último trimestre de 2009, cuando perdió 167 millones de euros, como del mismo periodo del año anterior, cuando registró unas pérdidas de 293 millones de euros, según informó hoy la compañía en un comunicado.