El fabricante de móviles Sony Ericsson anunció el jueves que incurrió en menores pérdidas netas de lo esperado en el segundo trimestre aunque las ventas siguen siendo muy inferiores a las del año pasado, por la debilidad del gasto de los consumidores y el fracaso de la compañía a la hora de comercializar suficientemente rápido los móviles inteligentes de gama alta.
Sony Ericsson, empresa conjunta del sueco Ericsson  y el japonés Sony Corp., confirmó que espera una contracción de al menos un 10% en el mercado mundial de móviles este año con respecto a 2008.

El grupo incurrió en una pérdida de 213 millones de euros en el segundo trimestre, frente al beneficio de 6 millones del año pasado. Los analistas esperaban una pérdida de 298 millones de euros.

Las ventas cayeron un 40% a 1.680 millones, mientras que los analistas esperaban ventas de 1.780 millones de euros.

La compañía tuvo una pérdida de explotación de 274 millones de euros en el segundo trimestre, frente a una pérdida de 2 millones un año antes. Los analistas esperaban una pérdida de 363 millones.

El precio medio de venta de sus móviles fue de 122 frente a 116 un año antes.

"Como estaba previsto, el segundo trimestre fue difícil y creemos que el resto del año será complicado para Sony Ericsson", agregó el grupo.