El fabricante sueco japonés de teléfonos móviles Sony Ericsson registró pérdidas por importe neto de 164 millones de euros en el tercer trimestre, lo que supone casi siete veces más que en el mismo periodo de 2008. No obstante, es un 23% menos que en el segundo trimestre del presente ejercicio.