El consorcio de telefonía sueco-japonés Sony Ericsson cuenta con perder entre 340 y 390 millones de euros brutos en el primer trimestre de este año, informó hoy la compañía en un comunicado. Sony Ericsson, que en el mismo período de 2008 había perdido 261 millones de euros antes de impuestos, justificó el pronóstico negativo por el descenso de la demanda provocado por la baja coyuntura económica. La compañía espera vender 14 millones de teléfonos móviles en el primer parcial de 2009, a un precio medio de 120 euros por unidad.