El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, consideró hoy que es "lamentable" poner a Caja Madrid en el terreno del debate político permanente, especialmente en una situación de crisis como la actual. Solbes hizo estas consideraciones en el Foro de la Nueva Economía, minutos antes de que comenzara la Asamblea General de Caja Madrid en la que sus miembros votarán si aceptan unos nuevos estatutos adaptados a la ley regional vigente, promovida por el Ejecutivo de Esperanza Aguirre y aprobada meses después de que comenzara el proceso electoral de la entidad. La propuesta de adaptación de los estatutos conformes a la nueva ley, que dificulta la reelección de Miguel Blesa como presidente de la entidad y resta representación al Ayuntamiento de Madrid en favor de la Comunidad, ha dividido a los órganos de gobierno de la caja entre los defensores de la nueva normativa regional y quienes la califican de "anticonstitucional e innecesaria".