La cadena hotelera Sol Meliá cerró el ejercicio 2009 "en beneficios en línea con las expectativas del mercado", lo que constituye "una gran noticia" teniendo en cuenta la coyuntura económica y convierte a la compañía en una de las pocas del sector que no cerrará el año en negativo, según adelantó hoy el vicepresidente y consejero delegado del. De cara al presente ejercicio, lo importante es "preservar al máximo" el balance de la hotelera, motivo por el cual se han limitado las inversiones a 40 millones de euros para el mantenimiento preventivo de los establecimientos, frente a los 90 millones de euros que se invirtieron en 2009