La dirección de la fábrica de Pirelli en Manresa y los sindicatos han alcanzado un preacuerdo sobre las condiciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondrá el despido de los 491 trabajadores de las instalaciones y el cierre de la factoría catalana. Si la plantilla da el visto bueno a este pacto en la asamblea de septiembre, la Conselleria de Trabajo no tendrá, finalmente, que resolver el expediente.